jueves, 22 de enero de 2009

la paradoja de ser profe..

recuerdo que cuando llegué al camino de la docencia lo hice bajo el pleno convencimiento de que era la profesión de mi vida, con la intención de hacer las cosas explotando mi potencial al límite... intentando ser la mejor, no por egocentrismo, sino con la firme convicción de cambiar a mi país, desde mi trinchera...pero no ha sido nada sencillo... nadiiiiiiiiita..

los adolescentes son complejos.. un día te aman y al día siguiente te odian... si eres justa y aplicas el reglamento eres exagerada y exigente... si los dejas hacer lo que quieren frente a ti dicen que te aman, pero se van y no te bajan de profe barco...

lo bueno es que no he olvidado mi objetivo: transformar a mi méxico... enseñar matemáticas es el principio, el trasfondo es formar estudiantes, tocar sus vidas, transformar visiones...que aprendan de respeto, de responsabilidad, de ambición, de honestidad, de trabajo en equipo, de calidad... y esto no es nada sencillo, además, no va agarrado de la mano con la popularidad...

estoy consciente de que mis alumnos no me necesitan como amiga, amigos ya tienen muchos.. necesitan alguien que los eduque, que los ayude a transformar su vida, a crecer... que los trate con respeto pero que no olvide su posición de maestro, de lider, de guía... claro que es imposible no encariñarse con ellos, verlos con amor y entender muchos de sus conflictos.. sin embargo, una cosa no se puede confundir con la otra...así que si de pronto se expresan mal de mí, a diferencia de antaño, ya no me duele... entiendo que es un proceso natural de formación y crecimiento para ellos pero también para mí...

la experiencia de cinco añitos como profe me ha enseñado que el tiempo les demuestra que el esfuerzo valió la pena...sí, muchos de esos estudiantes regresan agradeciendo la mano dura, el consejo y la sonrisa, dicen que ahora que están en la universidad definitivamente les ha servido... y es curioso, porque esos amigos del alma que tenían en la secundaria a la gran mayoría ya ni los ven... pero de la profe de mate que los obligó a trabajar, a aprender, a ser ordenados y a entregar las cosas a tiempo, de esa profe no se olvidan... esa es mucho mejor recompensa que la popularidad que tanto va y viene en sus cabecitas inmaduras...

he dicho!!... jajajajajaja

3 opiniones libres:

claudeth dijo...

tiene mucha razón profe, ser maestro no es nada más ir y exponer la clase, hay que hacer que al rededor de 35 cabezitas bayan aprendiendo y creciendo cada día más, y aunque los llegue a querer a los 35 no se puede olvidar de que son adolscentes y de vez en cuando hay que mezclar la mano dura, y en lo personal sé que por lo menos hasta donde a mí me tocó, lo hizo bien.
Saludos profe♥

tazy dijo...

ciertamente, son bien parecidos. No pudiste poner el comentario porque borre el post!! por qué? porque hace apenas unas semanas hice uno parecido, pero era de la prepa y no de la uni, y como era casi igual, nah, borré el nuevo.

Knar dijo...

Hola Are preciosa, yo trabaje en una primaria y la docencia para mi definitivamente no es lo mio.

Yo recuerdo mucho a mis profesores tanto bueno como malos.

Me gusto mucho tu post, no sabes cuanto maestro malo que solo trabaja por el sueldo y las prestaciones, si todos pensaran como tu este país, seria potencia mundial.

Abrazote!!!!